Travesía de La Garbanza

La Garbanza enseña y entretiene

Vaivenes, vaivenes, vaivenes Viernes, 18 marzo 2011

Filed under: De revoluciones,Yo soy así — Loba @ 21:37

Últimamente me sorprendo mucho a mi misma. Casi cada día. Tanto en el buen como en el mal sentido. También me ha sorprendido la gente que me rodea, también tanto el el bueno como en el malo. Nobody´s perfect.

Además con tantos cambios de humor, de opinión, de aires, me descubro es una estado de autoevaluación casi permamente. Espero que no me dure mucho,  porque no puedo estar todo el día pendiente de  si tengo el ombligo con más o menos pelotillas,  pero he descubierto que me resulto una tipa curiosa.

Puedo pasar del descontrol más absoluto a una auténtica paz interior en cuestión de segundos. Y me he dado cuenta de que me cuesta tomar decisiones, pero cuando la tomo, la tomo. Hasta que el interruptor me hace ¡click! y entonces cambio de idea pero no de la forma arbitraria que antes me hacía oscilar, sino porque a nivel interno las cosas me han cambiado y tengo una nueva perspectiva.

Buff! qué jaleo,me temo que soy incapaz de explicarlo mejor. Pero la cuestión es que aunque me he visto muy, muy, muy perdida me encanta este proceso de recuperación que, aunque jodido, es altamente interesante. Ojiplática me tengo.

Y, por si no fuera poco, me he impuesto realizar cada pocos días un desafío personal que antes no me hubiese atrevido. Tonterías que si las veo en otros me parece normal pero a mi me cuestan mucho. Ya que me pongo, pues me pongo, pero bien.  Tonterias las justas.

Voy a salir de esto mucho más fuerte y creo que con mucha más autoestima, que ya iba siendo hora. Así que estoy bastante optimista.

Y digo yo que en algún momento tendré que hablar de la revolución, los militares, el toque de queda y la falta de pan pero abundancia de nocilla que hay en toda revuelta popular que se precie. ¿Quizá mañana?

 

Y el ¿destino? me trajo a Túnez Miércoles, 16 marzo 2011

Filed under: De revoluciones — Loba @ 22:34

La vida se mide en cursos escolares mucho más que en años naturales. Son mucho más significativos y ordenan el tiempo de una manera mucho más ajustada a los ciclos naturales que el año en sí. Al menos en mi caso es así.

No suelo recordar las cosas por años, sino por eventos destacables que han ocurrido en un periodo concreto entre dos veranos. Esa época deliciosa en las que parece que el tiempo se detiene aunque ocurra de todo. Como una especie de paréntesis entre dos realidades en el que todo se afronta mejor, o parece menos real.

Llevo ya 6 meses viviendo en éste país. Túnez. Si alguien me lo llega a decir hace un año me lo hubiese creído a medias. Y si me llegan a decir todo lo que ha pasado … pues descartarlo del todo no, porque pienso que cualquier cosa puede ocurrir, pero casi, casi, casi.

Yo (¡yo!) en mitad de una revolución. Afortunadamente “tranquila” en comparación con lo que pasa en Egipto y, sobre todo, en Libia, pero aún así terrorifica por momentos. Y gloriosa, sobre todo gloriosa y muy interesante en otros muchos. Aún no ha terminado, vamos a ver cómo evoluciona.

Y, a pesar de todo, adoro este país.

 

 
A %d blogueros les gusta esto: